“We Are (T)here”

Elegir sesión
Elegir zona
Pagar

Elige sesión

15 Octubre 20:00 | Convento de Santo Domingo en Teguise 10

Evento

17 Festival de Música Visual de Lanzarote

“We Are (T)here”

Duración: 60 minutos

WE ARE (T)HERE arranca de una investigación sobre la voz desde una perspectiva coreográfica. La voz y el cuerpo de los cuatro intérpretes se mueven generando imágenes poéticas, composiciones acústicas y experimentaciones sonoras que posibilitan el descubrimiento del espacio y de las relaciones humanas a través de la voz y el movimiento, construyendo significado alrededor de la identidad colectiva.

El sonido toma cuerpo en el espacio a través de la voz de los intérpretes, se materializa y se hace presente gracias a la resonancia natural del espacio que las acoge, que se convierte en un quinto intérprete. A la vez, la voz (y su resonancia) es el instrumento que nos descubre y nos hace partícipes del espacio a partir de cómo suena, de cómo lo escuchamos, y no de cómo lo vemos. El espacio escénico se convierte en el lugar donde se escribe la partitura; su importancia no es visible para el ojo, se exploran las posibilidades del sonido en el espacio, y del espacio en el sonido.

Los intérpretes y su presencia resuenan en el espacio y en el cuerpo mismo del espectador. Los cuerpos se mueven y cantan con la conciencia de ser un alta-voz, hay una voluntad coreográfica y arquitectónica en las construcciones sonoras que fabrican entre todos. A la vez, las sensaciones acústicas y emocionales que provocan van más allá del hecho musical, construyen un discurso dramatúrgico que apela a la potencialidad de las relaciones humanas y a la construcción de una identidad colectiva. Los intérpretes no sólo cantan juntos, sino que a través de la voz descubren la propia individualidad y la de los otros, descubren la colectividad y la sensación de pertenencia o de confrontación. Negocian, se comunican, toman decisiones, se organizan, se reprimen, se empoderan, se someten o se dominan.

La dimensión repetitiva y casi mántrica de las voces, junto con un diseño coreográfico puestos al servicio del discurso dramatúrgico/acústico, permite que emergen sin esfuerzo multitud de imágenes poéticas que reflexionan sobre la complejidad de las relaciones humanas y los mecanismos de construcción de identidad colectiva.